miércoles, 30 de noviembre de 2011

MEMORIA HISTORICA VERSUS OLVIDO HISTORICO

Una de las cosas que menos he entendido durante la etapa socialista actual, ha sido su afán de remover el pasado, de hurgar en las heridas que estaban a punto de cicatrizar para de nuevo volver a abrirlas.Como si el medico después de dos meses de haber operado a un paciente y estar completamente restablecido, le dijera que se pasara por quirófano que le iba a abrir la cicatriz por que se le había olvidado desinfectarla.El paciente con buen criterio le diría que "oiga, de acuerdo, se le olvido, pero ya paso todo y estoy bien, no hace falta".Pues con este tema igual.
El que firma esta columna ronda los cuarenta años y de Franco, la dictadura, represión, guerra civil, todo le suena de oídas.Los mas jóvenes ni te cuento, esos ni de oídas.Los de cincuenta años, estaban pelando la pava con las chicas y dudo que tuvieran tiempo para otra cosa.Los que hicieron la guerra, por desgracia la mayoría están muertos.Y por ultimo los que sufrieron en la dictadura, esos, ya hicieron su transición democrática en 1978. Durante la transición, yo, como supongo que muchos otros, me he criado en un hogar básicamente de izquierdas, donde colgaba la internacional en la pared de algún hermano mayor.
Por ese motivo me sorprende con estupor la necesidad enfermiza de remover los recuerdos no ya de las personas, si no de la memoria colectiva de nuestro país y nuestra sociedad.Nuestros padres hicieron un tremendo sacrificio en la transición, unos de olvido, otros de regeneración y cambio, para que treinta años después estemos como en el 78.
La guerra civil fue en el siglo pasado, en el milenio pasado.Franco murió igualmente en el siglo pasado, pero sospecho que quien gusta de utilizar ambos dos como medio de diferenciarse y marcar distancias, como seña de identidad, por su contraposición al dictador, no nos dejaran en paz, así pasen quinientos años.
La historia se escribe sola.Solo necesita la ayuda del tiempo. Solo los tiranos se creen en el derecho de escribirla a su antojo, de soslayar ó acentuar nuestros recuerdos a su libre criterio. Franco existió, vivió y murió.Tuvo cierta fama en su tiempo, por lo que forma parte de la historia.Muchos con mucho menos, han pasado a formar parte de nuestra historia. Por lo que intentar borrarlo de la misma seria contraproducente. Franco es historia, luego que cada uno decida si es historia para recordar ó como otros pensamos, historia de la que es mejor no acordarse.