miércoles, 23 de noviembre de 2011

LOS FUNCIONARIOS Y LOS RECORTES

Hoy de entre las muchas noticias con la que nos despertamos, se encuentra la posible rebaja de los salarios de los funcionarios pertenecientes a la Generalitat Catalana, dentro de las medidas de recorte anunciadas por el gobierno de CIU.
Hoy me gustaría poner en su sitio y contexto esta medida, que sin duda en tiempo de crisis como en el que estamos esta muy bien vista por casi todo el espectro social, como algo imprescindible.Pues me gustaría negar la mayor.Ni imprescindible ni justa.Debemos recordar en primer lugar, que los funcionarios forman parte de la sociedad, pagan impuestos como todos y colaboran a la economía nacional.Los funcionarios son personas, profesionales, desde médicos a profesores, pasando por policías , administrativos, etc. Vertebran lo que llamamos estado del bienestar, y otras veces derechos sociales.No es compatible decir que se mantiene el estado del bienestar y que no se recortan derechos sociales y al mismo tiempo atacar a los que forman parte de dicho sistema y lo hacen funcionar. Para que quede claro hablo de los funcionarios de carrera, no de los miles de puestos de libres designación, asesores que en ocasiones se confunden y camuflan dentro de la función publica. Estos últimos, si sobran.
Los funcionarios de carrera acceden a su plaza por oposición en su mayoría. Esto significa años de estudio en su casa, en bibliotecas dedicados únicamente a esta labor en el mejor de los casos ó compartiendola con sus responsabilidades familiares y laborales en el peor de ellos. Todo para llegar a un examen en competencia directa con otros miles de opositores por la misma plaza.
En los funcionarios si se da la máxima de que están los mejores, los que mas estudiaron y se esforzaron.
Todo por un sueldo por el que no hace tanto tiempo ni un peón de albañil se dignaba a levantarse de la cama.Por eso no es justo, quizá sea necesario, pero no justo.
Antes de aplicar esta medida hay cientos de ellas que no menoscaban los ingresos y la dignidad de nuestros funcionarios.Pero los políticos saben que son medidas populistas que no restan votos y fáciles de aplicar.
Sin duda alguna es mas importante tener embajadas en el extranjero que conservar nuestro estado de bienestar. Las embajadas si dan votos.