miércoles, 23 de noviembre de 2011

LOS FUNCIONARIOS Y LOS RECORTES

Hoy de entre las muchas noticias con la que nos despertamos, se encuentra la posible rebaja de los salarios de los funcionarios pertenecientes a la Generalitat Catalana, dentro de las medidas de recorte anunciadas por el gobierno de CIU.
Hoy me gustaría poner en su sitio y contexto esta medida, que sin duda en tiempo de crisis como en el que estamos esta muy bien vista por casi todo el espectro social, como algo imprescindible.Pues me gustaría negar la mayor.Ni imprescindible ni justa.Debemos recordar en primer lugar, que los funcionarios forman parte de la sociedad, pagan impuestos como todos y colaboran a la economía nacional.Los funcionarios son personas, profesionales, desde médicos a profesores, pasando por policías , administrativos, etc. Vertebran lo que llamamos estado del bienestar, y otras veces derechos sociales.No es compatible decir que se mantiene el estado del bienestar y que no se recortan derechos sociales y al mismo tiempo atacar a los que forman parte de dicho sistema y lo hacen funcionar. Para que quede claro hablo de los funcionarios de carrera, no de los miles de puestos de libres designación, asesores que en ocasiones se confunden y camuflan dentro de la función publica. Estos últimos, si sobran.
Los funcionarios de carrera acceden a su plaza por oposición en su mayoría. Esto significa años de estudio en su casa, en bibliotecas dedicados únicamente a esta labor en el mejor de los casos ó compartiendola con sus responsabilidades familiares y laborales en el peor de ellos. Todo para llegar a un examen en competencia directa con otros miles de opositores por la misma plaza.
En los funcionarios si se da la máxima de que están los mejores, los que mas estudiaron y se esforzaron.
Todo por un sueldo por el que no hace tanto tiempo ni un peón de albañil se dignaba a levantarse de la cama.Por eso no es justo, quizá sea necesario, pero no justo.
Antes de aplicar esta medida hay cientos de ellas que no menoscaban los ingresos y la dignidad de nuestros funcionarios.Pero los políticos saben que son medidas populistas que no restan votos y fáciles de aplicar.
Sin duda alguna es mas importante tener embajadas en el extranjero que conservar nuestro estado de bienestar. Las embajadas si dan votos.

2 comentarios:

  1. Hay tantos sitios de dónde se podría recortar, tantos cargos prescindibles. Pero lo hacen siempre de donde es más fácil, no se protesta o se protesta poco y cuando se hace dicha protesta se desestima.
    Y no sólo a los funcionarios, no nos olvidemos de las mutuas de accidentes de trabajo, en la que el tema me toca directamente.

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustaría aportar algo más en este tema, peliagudo se diría, y difícil de tratar, y espero que no se entienda mal, no intento justificar nada con mis aportaciones, ni defender lo que tengo, solo expongo mi pensamiento sobre el tema del sueldo que cobro.

    Está claro que no estoy de acuerdo con las bajadas de sueldo de las que hemos sido objeto los Funcionarios en los dos últimos años, y tampoco lo estoy con la congelación del complemento específico de los tres años anteriores, ni de la eliminación de la subida de la nocturnidad, ni de los demás destrozos que han realizado en los últimos quince años en mi salario, por una razón, porque me ha quitado poder adquisitivo, hasta el punto que en estos momentos llego a final de mes con problemas, tal vez debido a la cantidad de vicios que he acumulado a lo largo de los años, como comer, disfrutar de una tarde de ocio viendo la tele con mi mujer, sacar a pasear a nuestra perrita, o tal vez sea por otros vicios más caros, como el gimnasio, utilizar el coche, ir al cine, etc.…

    La cuestión es que mientras yo veo menguar mi sueldo, miro a mi alrededor con verdadera envidia, veo como algunos compañeros desaparecen del trabajo con la fórmula mágica del liberado sindical para aparecer en otros lugares donde consiguen pingües beneficios, observo como los directores y subdirectores cesados por su incompetencia, o por que se han quemado después de tanto tiempo de servir a sus amos políticos, ocupan puestos con mayor remuneración y sin ninguna responsabilidad, puestos innecesarios, veo como se incrementan el número de asociaciones, ONGs, fundaciones… enganchadas a grandes sindicatos que parasitan el sistema obteniendo millones de euros que derrochan en forma de pago en especias a especuladores y vividores que hacen hervir mi sangre, en definitiva, veo un cumulo de despropósitos inmenso que me hace sentir mal.

    Y me siento mal porque constantemente escucho a personas que no han pagado el precio que vale el ocupar una plaza de Funcionario, y que no tienen que trabajar en las condiciones en que yo lo hago, ni soportar mandos inútiles que sobreviven pagando los favores recibidos a sus amos, y manteniendo el sistema con la fórmula de atemorizarme y amenazarme, gente que no soporta la presión de un trabajo con ningún reconocimiento y muchos sinsabores, por un precio que ya es ridículo, pero que en estos momentos resulta ser la envidia de todos.

    Pues sí, soy Funcionario, me costó mucho trabajo aprobar la oposición, tuve que sufrir para conseguir el puesto que ocupo, y que nunca estuvo bien remunerado, pero se compensaba con derechos que he perdido a lo largo de los años, al igual que ocurre con mi suelto menguante, y hoy soy la envidia de muchos, y la diana en la que disparan muchos más, ese ser depravado que no hace nada para ganar su sueldo y que debe ser castigado por vago y maleante.

    Hace diez años había mucha gente que me miraba de forma despectiva y, señalándome con el dedo a la vez que reía me decía: “eres un pringao” , “como aguantas en ese antro por la mierda de sueldo que te pagan”, “si tuvieras cojones dejarías esa mierda de trabajo y te vendrías con nosotros a ganar pasta”… todas esas lindezas y otras muchas, me dedicaban amigos, desde el cariño, para que despertara, y hoy cobro algo más que hace diez años, no mucho más, y sigo en ese trabajo de mierda, solo que mis amigos ahora dicen otras frases, “es que no hacéis nada, sois unos vagos”, “deberían pagaros la mitad, total para lo que curráis”, “panda de privilegiados”… lo curioso de los mensajes es que los han dictado los mismos interlocutores, lo único que cambia es que con el paso del tiempo hay más canas y más mala leche, porque ahora ya no se ve el cariño de antes, ahora observo odio y envidia, y me pregunto ¿Por qué?.

    ResponderEliminar

Expresa tu opinión aquí.